lunes, 17 de julio de 2017

Sueño de dragón

``Nuestros enemigos habían despertado al dragón. 
Debía acercarme más para poder cumplir mi misión, así que cabalgaba veloz como los vientos. Mi escudo mágico apagaba las llamas de los árboles cercanos y con mis flechas abría el pecho de cuantos enemigos se me pusieran al paso. De repente surgió la oportunidad que estaba esperando. Salté dejando atrás a mi fiel compañero, sobre el camino rocoso. El aterrizaje fue forzoso pero mi firme agarre a las escamas del dragón impidió que me precipitara al vacío. Comencé a recitar las palabras arcanas y contemplé como, poco a poco, el hechizo de nostalgia surtía efecto. El dragón dio la vuelta, decidido a volver a su hogar, tirándome de su lomo en el proceso. Pero el dragón estaba a salvo. Del resto se encargaría Lem.´´
Me desperté agitada, trate de serenarme, apagué el despertador, y me dispuse a disfrutar de un nuevo día.

jueves, 11 de mayo de 2017

Indecisión

Siempre había mirado al cielo y visto la libertad, 
pero miraba al suelo y veía la cruda realidad. 
Sola en mi rincón estaba, 
como siempre sin ser amada. 
A lo lejos los grandes grupos, 
a mi lado los libros míos. 
¿Cuál mejor compañero era? 
La soledad de los libros, 
o la compañía de los amigos. 
¿Y cuál más amigo mío? 
La fantasía de los libros, 
o la arrogancia de lo amigos. 
Sea uno o sea otro 
ambos mal me hacían, 
pues aunque con los libros soñar puedo 
las palabras no articularía 
y aunque con amigos hablar puedo 
la arrogancia me mataría.