viernes, 8 de mayo de 2015

Enigma (P1)

Siempre me he preguntado, ¿cuál es el sentido de la vida? Si hubiese nacido en la Edad Media mi única motivación sería trabajar para poder alimentarme, si hubiese nacido en la guerra civil mi única preocupación habría sido luchar por sobrevivir, pero, como estoy en el siglo XXI estudio para no aburrirme. 
Últimamente mi vida es demasiado rutinaria: desayuno, escuela, comedor, volver a casa para hacer la tarea, fútbol, cena, dormir y vuelta a empezar. No hacía absolutamente nada más, era todo demasiado aburrido. No conseguía abandonar mi rutina hasta que comencé a hacer ciertas locuras como las llamaba yo. 
Aunque resulte patético comencé mis locuras faltando a clase y contestándoles a los profesores, como me tenían por alumno modelo acabé llamando bastante la atención. Los psicólogos lo tomaron más como una llamada de atención que como muestra de rebeldía, en nuestro lenguaje, estaba en la adolescencia.
Continué con mis locuras hasta que, y aún me preguntó como llegué a tal punto, acabé en una discoteca de poca monta a las cuatro de la mañana. Es increíble como unos pocos minutos pueden cambiarte la vida entera. Antes de ese minuto yo era un simple estudiante sin motivación alguna, cansado y aburrido de la vida. Ahora soy un chico que, junto a una extraña asociación futurista, estamos intentando desmantelar el proyecto enigma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un comentario, una ilusión.