domingo, 24 de mayo de 2015

Enigma (P3)

Durante las próximas semanas me centré en mis exámenes finales para, como me dijo el psicólogo, distraer la mente de lo ocurrido. Una vez acabados estos comenzó el aburrimiento.
Estábamos a finales de Junio y mis padres se habían cogido vacaciones así que estaría solo en casa hasta finales de Julio. Con el masivo aburrimiento volvieron a mi mente imágenes del escenario del asesinato. 
Miré el calendario, 15/06/14, entonces recordé que Manuel, el otro chico que había presenciado la fatal escena, publicaría hoy en Internet un vídeo en el cual explicaría todo lo ocurrido ya que la policía no nos prestaba atención. Y yo pensaba ayudarlo ya que a mí tampoco me tomaba declaración la policía.
Mientras caminaba por la acera muchas cosas se me vinieron a la mente. Manuel tenía más o menos mi edad y estaba obsesionado con hacer salir a la luz todo lo que había ocurrido aquella noche. Durante el primer mes lo había ignorado, asustado por la advertencia de rubio rarito del cementerio y por la inquietud de mis padres que hicieron lo que pudieron para que lo olvidara. También recordé a la novia de Gabi, ella había decidido mudarse con su abuela en Cádiz y olvidarlo todo. Ni siquiera había regresado para hacer los últimos exámenes. 
Fui al punto de encuentro con Manuel ese mismo día por la tarde e intentamos juntos publicar nuestro vídeo. Elegimos un lugar donde no pudieran localizarnos por la IP del ordenador y cosas así aunque en cuanto el vídeo estuviera en la red de poco importaría eso. Nos pusimos manos a la obra Ya lo teníamos todo listo. Tan solo faltaba un paso. Pero, en cuanto le dimos a ``enter´´ la pantalla del ordenador se puso negra y en el centro apareció un mensaje escalofriante: ``Chivato detectado, matando....´´ 

martes, 19 de mayo de 2015

Bajo la lluvia (P3)

Abrí los ojos de par en par el escuchar un fuerte sonido procedente del suelo. Me había quedado dormida, casi. Las heridas mucho no me dejaban moverme y como el señor pedófilo de la casa había cerrado todas las ventanas por dentro a fin de dejarme encerrada en el tejado, no podía escapar. Había molestado seriamente al señor y no sabía lo que me aguardaba, ni quería ni estaba preparada mentalmente para afrontarlo. 
Bajé la cabeza y mi mirada se encontró con la suya, con la de mi ángel que había vuelto de la ciudad. Su boca estaba abierta y sus pupilas dilatadas expresando temor y sorpresa. Toda la compra desparramada por el suelo, las manzanas algunas a varios metros de distancia esperaban ser recogidas. Pero no fue el caso. El rostro de mi ángel pasó de preocupado a serio en unos instantes, instantes en los que se alejaba dejándome sola, tan sola como lo estaban las manzanas en el suelo. 
Mi mente en blanco no tenía vida, perdida en el tejado como una nube en el cielo claro. La ventana más cercana a mi posición se abrió de par en par, sobresaltándome. Era él que había salido a buscarme dejando sus tareas a un lado. 
Casi se me sale el corazón de la boca al verle salir al exterior. Con una mano en la madera y otra extendida intentaba sin más, rescatarme de mi casi suicidio. Cogí su mano cálida y me aferré a ella. Me levanté despacio, sintiendo puñaladas en las heridas. Envolvió su brazo en mi cintura y yo los míos en su cuello. Con tranquilidad y sigilo volvimos a pisar con nuestros pies una estancia relativamente segura. Hundí mi cabeza en su cuello, nos abrazamos sin palabra alguna, yo helada, el temblando. 
Me llevó a su habitación para que estuviera segura, mi lugar seguro. Me dio un dulce beso y dijo: ``espera aquí´´ y así hice yo. Se fue, cerrando tras de sí la puerta con llave. No me sentía asustada ni nerviosa pues el día en que él me dejara, ¿qué más me quedaría? Sabía de sobra que había ido a por las manzanas, su bondadosa alma no podía dejarlas tiradas. Ni, por desgracia, la señora lo toleraría. Al poco volvió con unos utensilios en los brazos. A pesar de no haberme examinado, venía preparado para curar cualquiera de mis heridas, tanto físicas como emocionales. 
Por su ventana veía, la libertad que nos aguardaba.
-------------------------------------------
Bajo la lluvia (P2)                                          Bajo la lluvia (P4)

lunes, 18 de mayo de 2015

Gemelos (P2)

Se quedó allí parado, frente a su hermano. En la esquina de uno de los pasillos donde nadie se reune. Entonces Jake habló con calma a su hermano sin conseguir admitir todavía lo ocurrido. 
-¿Por qué no me dijiste nada? -quiso saber Jake- Siempre nos lo hemos contado todo. Si de verdad te gustaba Isabel, ¿por qué no me lo contaste?
-Las cosas han cambiado, al menos para mí -afirmó Jack.
-¿Qué ha cambiado?
-Todo
-¿Todo? -preguntó Jake sin saber como reaccionar ante las declaraciones de su hermano.
-Sí, todo idiota. Llevo meses pensando en como arreglar las cosas, pero no encuentro ninguna solución, excepto una. ¿Qué haces con un amigo que ya no te sirve para nada? -Jake, atónito, escuchaba en silencio-. Dejarlo fuera -respondió simplemente Jack-. No tiene ningún sentido que te molestes por lo de Isabel tú mismo dijiste que ya no te gustaba, no veo que hay de malo en que me la quede yo. 
-Si que lo dije pero nunca llegamos a cortar. Además tú mismo la insultaste de tan diversas formas cuando la conocí, ¿qué ha pasado? -Jake se estaba aferrando al único argumento que tenía para pelear pues no acababa de encajar todo lo que estaba pasando. Jack se dio cuenta de ello y decidió acabar con el dilema cuanto antes-. 
-¿Y cuál es el problema? -gritó Jack-. Ambos tenemos un sentimiento muy fuerte en común, envidia, envidia hacia ti.
-¿Hacia mi? ¿Por qué? -preguntó el hacía minutos perdido Jake.
-¡Es increíble! Y encima dices que no sabes por qué. ¿Estás de broma? -gritó Jack quien estaba comenzando a exasperarse- ¡Tú eres el que mejores notas saca, al que mejor se le dan los deportes, el que siempre tiene la última palabra, incluso mamá cuando se moría quería coger tu mano y no la mía, papá te prefiere a ti como ayuda en el bar, todos los chicos quieren ser tus amigos, somos gemelos pero las chicas siempre te han encontrado a ti más guapo! ¿Me vas a decir que no tienes ni idea de lo que pasa?
Jake no sabía como responder ante las acusaciones de Jack. Sabía que si le plantaba cara acabaría perdiendo tarde o temprano. Pero esta vez no podía dejarse someter.
------------------------------------------------
Gemelos (P1)                                                             Gemelos (P3) 

domingo, 17 de mayo de 2015

El dragón del tiempo (P2)

Fui a la cabaña que me habían asignado para pasar el campamento y así poder conocer a quienes serían mis compañeras. Una era una niña pija que no se separaba de su móvil, ni siquiera para saludarme levantó la vista de él. La otra era una niña de unos diez años que llevaba, por lo menos desde que llegué, saltando de una cama a otra, ¡qué infantil! Se suponía que en cada cabaña había cuatro personas pero estuve prácticamente todo el día pensando que éramos tres ya que la cuarta era tan asustadiza que se había quedado cerca de un monitor durante todo el día. Solo pude conocerla a la hora de dormir, y ni eso pues se metió en su cama tapándose hasta la cabeza, ¡con la calor que hace! Rodé mis ojos, tendría que salir a buscar aventuras yo sola, ninguna de estas tres me podrían acompañar. 
Doblé mi ropa y la metí en el baúl que había a los pies de mi cama. Una cama muy rústica con una colcha a cuadros verde. Desplacé las maletas debajo de la mesa para que no estorbaran. Me quedé mirando a mis compañeras de cabaña. Cada una a lo suyo. No parecían tener intención de salir a explorar, a jugar, a disfrutar del buen tiempo, nada. Seguían cada una a lo suyo como si no existiese. Enfadada por el comportamiento de aquellas tres, me calcé mis deportivas y salí en busca de aventuras. 
La laguna parecía un buen sitio por el que empezar a investigar pero este plan, también, acabó en fracaso. No se bien como pero acabé envuelta por un grupo de críos de diez años que escuchaban con indiscutible atención a los monitores que contaban la leyenda que dio origen a este lugar, la leyenda del dragón del tiempo. 
Todos enfrente del santuario en el que residían un joven y un enorme dragón en el tejado, estaban tallados en mármol por lo que pude observar. No había manera de salir de aquel lugar y estaba harta de escuchar una y otra vez historias de dragones. Yo era inmune a ellas. 
Había venido a este campamento para separarme de las historias de dragones y mitología pero seguía anclada a ellas, ¡qué pesadilla!
-----------------------------------
El dragón del tiempo (P1)                                     El dragón del tiempo (P3)

viernes, 15 de mayo de 2015

Enigma (P2)

Había sido un funeral muy tranquilo, solemne, exceptuando a María, la novia de Gabi, nadie más había llorado. Cierto es que Gabi era huérfano y apenas tenía amigos, probablemente por su personalidad maleducado y entrometida. Ni siquiera yo estaba allí porque fuese mi amigo, yo estaba allí porque lo vi morir y quería acompañarlo hasta el final como compensación por no haber sido capaz de impedir su muerte. Las escasas diez personas que había frente a la tumba fueron alejándose tras el cura. Me dispuse a seguirme cuando un escalofrío me hizo girarme sobre mi mismo. Detrás estaba un chico rubio y de ojos azules helados como la nieve, cara ovalada, alto pero delgaducho, vestía unos simples pantalones vaqueros y una chaqueta larga, negra. Tendría alrededor de 19 años.
-Hola -me dijo con quietud.
-No me vengas ahora con hola -le respondí bruscamente-. Aquel día apareciste de la nada y ahora él está muerto -declaré señalando el nicho de Gabi-. Se escaparon y tú no hiciste nada para detenerlos.
-Entiendo tu frustración, puedes echarme la culpa si eso te tranquiliza.
-¿Entonces aseguras haber sido culpable de la muerte de Gabi?
-Venga ya, mis jefes me han echado una buena bronca por lo ocurrido no quiero escucharlo también de tu boca.
-Entonces lo reconoces, tú asesinaste a Gabi. A la policía le encantará saberlo. No te muevas, voy a llamarlos -dije nervioso mientras sacaba de mi bolsillo el móvil.
-La policía no te ayudará. Gabi era huérfano y tenía antecedentes, han cerrado el caso suponiendo que fue un ajuste de cuentas. 
-Seguro que con mi declaración te meten en la cárcel -insistí-.
-¡Qué pesado eres! Bastante tengo ya como para tener que aguantarte. Escucha, he venido a advertirte de que Arsel te tiene en su lista roja. Si no investigas y te quedas quieto te dejarán en paz, por el contrario acabarás justo a tu amigo. 
-Es acaso una amenaza, ¿me vas a matar? -dijo temblando.
-Mi trabajo era comunicártelo, después haz lo que te de la gana -dijo mientras daba media vuelta para salir del lugar.
-No voy a consentir que.... -me quedé mudo.
El chico rubio había levantado la mano a modo de despedida minutos atrás para luego evaporarse igual que el yodo sublima. 

lunes, 11 de mayo de 2015

Gemelos (P1)

Llevaba varios días de muy mal humor, se enfadaba enseguida, todo lo que le dijesen le sentaba mal, la causa era una enorme impotencia. Él lo sabía, hacía días que su novia lo engañaba, pero, este no era el foco de su inquietud sino el violento y repentino comportamiento de su hermano, del ser que más amaba. Ya no le hablaba, yo no le escuchaba, ya ni siquiera cruzaban miradas, todo era muy extraño. Quería cambiarlo, quería que volviera a ser el de antes, pero esa personalidad parecía tan distante. La impotencia lo ganaba.
Tan solo hizo falta un segundo para que su escasa tranquilidad se viniera abajo. Hasta ese momento había estado vagabundeando por el instituto envuelto en sus reflexiones, con la mirada perdida, pero lo que vio no pudo escapar ante sus ojos por muy ensimismado que estuviera. En una esquina se encontraban besándose: Isabel, a quien hacía días que ya no consideraba su novia; y a Jack, su hermano gemelo, su fiel compañero y el único en el que había depositado su plena confianza. Ni tan siquiera intentaban ocultarlo de las miradas curiosas de los adolescentes, sencillamente le estaban metiendo la puñalada más fina y afilada que jamás hubiera imaginado. ¿Por qué? se quiso preguntar, pero estaba en estado de shock y no logró cambiar su semblante cuando ellos lo descubrieron. 
Se quedó allí parado, sin saber que hacer, sin saber que decir, sin saber ni tan siquiera como mirar hacia otro lado e ignorarlos. 
El semblante de Jack estaba serio, el de Isabel era la personificación del regocijo. Jack ladeó la cabeza hacia las escaleras indicándole a Isabel que se fuera. Esta le dio un apasionado beso de despedida y se fue mirando de reojo al pobre Jake anonadado mientras sonreía con malicia. 
Jack y Jake dos pares de ojos verdes idénticos se miraban, uno pidiendo explicaciones, el otro rechazándolas.
----------------------------------------------------
Gemelos (P2)       

domingo, 10 de mayo de 2015

El dragón del tiempo (P1)

Las nubes avanzaban por el cielo. Veloces, alejándose de mi destino. 
Por fin habían acabado las clases. Ya estaba graduada. Pero mi vida hasta ahora había sido demasiado sencilla. Estudiar no me suponía un gran reto. Había conseguido el graduado de la ESO con muy buenas notas sin apenas esfuerzo. Mis padres trabajan en casa y solo hablan de sus investigaciones sobre la mitología. Que si los gnomos esto que si los dragones aquello. Era muy aburrido. Mis amigas eran todas unas empollonas. Sus planes para este verano carecían de emoción. Los grupos populares, quienes tenían planes muy divertidos para este verano, no me aceptaban en su grupo porque no soportaban que me fuese todo tan bien en la vida. Pero yo ya estaba cansada de todo eso así que les pedí a mis padres que me apuntaran a un campamento, cuyo nombre no me dieron, en un lugar rodeado de naturaleza. 
Llevábamos casi veinte minutos circulando por un camino en mitad del bosque. En el autobús muchos se habían dormido. Había sido un viaje muy largo. Pero al fin comenzaron a verse cabañas al horizonte. Sonreí. Este sitio me gustaba. Podría ser libre por una vez en mi vida. Y vivir aventuras. 
Cuando llegamos al campamento fuimos todos a la cabaña principal que era, al mismo tiempo, comedor, oficina, sala de recreo… 
Con mis maletas en mano fui en busca de mi cabaña y para ello me coloqué en el centro del campamento. 
En la zona sureste estaban todas las cabañas dispersas entre los árboles. Todas hechas de madera, con tejados en pico y cuatro ventanas. 
En la zona suroeste estaban la cabaña principal y otras como la enfermería.
En la zona noroeste se encontraba una laguna cristalina, perfecta para un buen chapuzón. 
En la zona noreste había un camino que conducía a pleno bosque y que en estos instantes estaba custodiado por algunos guardias. Enfrente, entre el camino que conduce a la laguna y el que conduce al bosque, había un santuario. En este se encontraban las estatuas de un muchacho joven y un dragón. 
¿Cómo no? Iba a tener presente a mis padres y sus malditas historias sobre dragones los próximos dos meses de verano. Sobre todo porque parecían ser estos los fundadores de este campamento.
----------------------------------------------

viernes, 8 de mayo de 2015

Enigma (P1)

Siempre me he preguntado, ¿cuál es el sentido de la vida? Si hubiese nacido en la Edad Media mi única motivación sería trabajar para poder alimentarme, si hubiese nacido en la guerra civil mi única preocupación habría sido luchar por sobrevivir, pero, como estoy en el siglo XXI estudio para no aburrirme. 
Últimamente mi vida es demasiado rutinaria: desayuno, escuela, comedor, volver a casa para hacer la tarea, fútbol, cena, dormir y vuelta a empezar. No hacía absolutamente nada más, era todo demasiado aburrido. No conseguía abandonar mi rutina hasta que comencé a hacer ciertas locuras como las llamaba yo. 
Aunque resulte patético comencé mis locuras faltando a clase y contestándoles a los profesores, como me tenían por alumno modelo acabé llamando bastante la atención. Los psicólogos lo tomaron más como una llamada de atención que como muestra de rebeldía, en nuestro lenguaje, estaba en la adolescencia.
Continué con mis locuras hasta que, y aún me preguntó como llegué a tal punto, acabé en una discoteca de poca monta a las cuatro de la mañana. Es increíble como unos pocos minutos pueden cambiarte la vida entera. Antes de ese minuto yo era un simple estudiante sin motivación alguna, cansado y aburrido de la vida. Ahora soy un chico que, junto a una extraña asociación futurista, estamos intentando desmantelar el proyecto enigma.

miércoles, 6 de mayo de 2015

NOVELAS

Aquí están los enlaces, en la leyenda de cada imagen, a todas las novelas que se están escribiendo o se han escrito en este blog:





















Bajo la lluvia

Diana es una joven que para cumplir con un castigo es llevada como sirvienta a una casa cuyo amo es un adúltero, pedófilo. ¿Cómo sobrevivirá a sus agresiones?


Diana llega a la casa donde cumplirá una condena desmesurada, pero al llegar se encuentra con el responsable de su suerte. Él también cumple condena en esta casa.

Los rumores que había escuchado de las otras criadas eran ciertos y por ello un infierno se cernía sobra Diana. Así quedó encerrada en una habitación con su amo sin quererlo. 

Una vez fuera de la habitación, atrapada en el tejado sin saber que hacer, llorándole a los cielos por su perdón. Aun sin comprender nada él se dejó la piel para ayudarla y curarle todas sus heridas tanto físicas como emocionales. 

Poner los cinco sentidos en alerta no fue suficiente. El miedo y el temor no la salvaría. La lujuría personificada la atrapará y sin fuerzas para afrontarla. ¿Pueden los milagros ocurrir dos veces?

El castigo era desmesurado para los pecados cumplidos. Aguantarlo o escapar, su futuro dependía de ello.











martes, 5 de mayo de 2015

Bajo la lluvia (P2)

Sabía por los rumores del peligro que corría en este cuarto pero también sabía que excepto la ventana nada más me salvaría.
-Señor, ¿a qué se refiere? -en cuanto pregunté me lamenté, su sonrisa lasciva me daba una idea clara de que pasaba por su mente en aquellos momentos.
Se acercó mientras yo retrocedía solo para topar con mi tumba o mi salvación. Él continuaba acercándose con la boca abierta, resbalándose por la comisura del labio gotarrones de saliva para después descender por su barbilla esquivando los blancos pelos de su barba sin afeitar. Me dio una arcada con solo mirarle, definitivamente no podía dejar que ese hombre me tocara. Por fortuna, la ventana tras de mí estaba abierta pues con el fin de ventilar la habitación para despedir el olor a mugre, había decidido con anterioridad dejarla tal cual estaba ahora. No lo pensé. Me subí encima de una silla para colocarme sobre una mesa a la altura de la ventana. Cuando fui a impulsarme fuera pude ver, casi por instinto, como se me echaba encima un animal en celo sediento por conseguir un poco de placer fácil. Salté y caí sobre el pequeño tejado que había un metro por debajo de la ventana. Al plantar los pies en las irregulares tejas perdí el equilibrio y me estrellé contra ellas. Por algún milagro no me precipité al suelo. Una vez que me sentí estabilizada observé con algo de orgullo la cara del señor de la casa. Había quedado sorprendido, sin duda, pero también pude ver su furia y deseos de venganza cuando abandonó la ventana y posteriormente la habitación. Me quedé en el tejado, la adrenalina había hecho su efecto y ahora temblaba como una débil hoja en medio de un huracán. Después de todo era su casa y podía llegar a hacerme lo que quisiera. Mis piernas sangraban pero no podía curarlas, estaba paralizada, tenía miedo. Mi ángel no estaba conmigo ahora y no sabía cuando llegaría. Pero pasase lo que pasase tan solo quedaba un mes más. Tengo que aguantar.
--------------------------------------
Bajo la lluvia (P1)                                                   Bajo la lluvia (P3)